SANTÉ KEFIR, EQUILIBRANDO TU VIDA

Es una bebida de agua de coco que ha sido fermentada con granos de kéfir y es lactosa y gluten free. Y al igual que el Kéfir de leche, aporta a tu organismo una bacteria benéfica que refuerza tu sistema inmune, sistema digestivo y previene infecciones.

Algunas personas que desean cambiar un poco la rutina del sabor del kéfir de leche, optan por el de coco ya que además cambia un poco en sus nutrientes. También aquellas personas intolerantes a la lactosa, lo encuentran ideal. Es una bebida sabrosa y que añade los beneficios del agua de coco que también son importantes, por ejemplo: es fuente de potasio, hidrata (mejor que los electrolitos), aporta energía, evita problemas de circulación y te ayuda a mantenerte joven. Muy bien por el agua de coco ¿no crees?

El kéfir de coco es uno de los mejores probióticos del mercado, sabemos que una bacteria benéfica presente en el kéfir es llamada Lactobacillus kefiri, la cual ayuda a defendernos de la Salmonela y la E. Coli y ayuda a evitar que otras bacterias dañinas se reproduzcan.

El kéfir también contiene un poderoso componente que no se encuentra en otros probióticos, un polisacárido llamado kefiran, el cual es un antimicrobiano y resulta muy útil contra la candidiasis y ayuda a sanar más rápido en caso de contagiarse.

En cuanto a sus beneficios, ayuda a que nuestra micro biota esté saludable y balanceada lo que significa un mejor funcionamiento y salud de tu sistema digestivo.

Además, el kéfir de coco es especial y genial para la digestión porque contiene ácido láurico el cual protege contra infecciones gastrointestinales, lombrices, virus y más.

Otras bondades es que es remedio para el asma y las alergias. Varias formas de alergias y asma están relacionadas con la inflamación interna y la salud intestinal no óptima. El kéfir reduce las células inflamatorias que alteran los pulmones y las vías respiratorias, así como la acumulación de moco. Toda una maravilla.

Si hasta este punto sigues dudando de si te conviene consumir kéfir de coco, lo que sigue en el artículo te convencerá, y es que esta maravillosa bebida milenaria también combate el cáncer. Las bacterias saludables del kéfir desempeñan un gran papel anticancerígeno dentro del cuerpo, lo que lo convierte en un alimento potencial para combatir el cáncer.

El poder de hidratación y el alto contenido de electrolitos del kéfir de coco también pueden ayudar a combatir los efectos secundarios comunes de la quimioterapia como la diarrea, la deshidratación y el agotamiento general de nutrientes.

En general, el kéfir de coco y de leche contienen altos niveles de vitamina B12, calcio, magnesio, vitamina K2, biotina, folato, enzimas y probióticos. Debido a que el kéfir no tiene un contenido nutricional estandarizado, los valores del contenido pueden variar según las diversas bases de agua o leche. Sin embargo, incluso con el rango de valores, el kéfir está cargado de nutrientes.

Los granos de kefir de agua generalmente están hechos de bacterias Lactobacillus, Streptococcus, Pediococcus y Leuconostoc con levaduras de Saccharomyces, Candida, Kloeckera y otras levaduras menores.