SANTÉ KEFIR, EQUILIBRANDO TU VIDA

Con todas las inquietudes que nos ha traído la pandemia, algunas personas hemos resentido más que otras el distanciamiento social, la baja interacción y el poco salir de casa, sin contar cambios en el trabajo y escuela, rutinas movidas. Estrés y angustia, entre otras emociones más que no siempre hemos podido desahogar, hacen que nuestro cuerpo en general resienta la situación.

Además se ha movido nuestro sueño y alimentación y con ello nuestro sistema inmune.

Para ayudarte a recuperarte del todo lee estos sencillos consejos para fortalecerte y sentirte muy bien nuevamente.

Respiración

Practica la respiración profunda inhalando por la nariz y alargando la exhalación por la boca. Permite que tu respiración controlada relaje tus nervios y tu cuerpo como un todo. Respirar con atención o respiración controlada puede ayudar a calmar el sistema nervioso parasimpático (desacelera el corazón, dilata los vasos sanguíneos, reduce el tamaño de la pupila, aumenta los jugos digestivos y relaja los músculos del aparato digestivo). Esto se puede hacer en diferentes momentos del día, ya sea al despertar, para iniciar el día en calma, o bien durante nuestra jornada cuando sintamos que necesitamos parar un momento y también por la noche para llevar nuestro cuerpo a un estado de tranquilidad que nos permita dormir mejor.

Beber Kefir

Este superalimento con tradición milenaria está cargado de probióticos que benefician directamente nuestra microbiota, fortaleciendo así

nuestro sistema inmune, mental y digestivo. Esta bebida fermentada nos mantiene en equilibrio y protegidos contra infecciones, además de

 promover un mejor estado mental en donde nos sintamos con más ánimo y alegría, dejando cada vez más los estados de ansiedad o depresión. Regulando incluso nuestro sueño. Es por ello que Santé se convierte en una gran herramienta para el bienestar. Y lo mejor, con solo 30 ml. diarios. Una dosis muy cómoda y fácil de ingerir pero cargada de nuestros potentes probióticos.

Meditación

Limpia tu mente del caos y concéntrate en tu respiración para aliviar el estrés. Tomar un tiempo para ti a través de la meditación no solo aliviará tu mente, sino que al mismo tiempo puede estimular tu sistema inmunológico.

La meditación también puede reducir la incidencia de enfermedades infecciosas al eliminar el estrés del cuerpo y la mente. Una amplia investigación ha demostrado que solo 20 minutos de meditación al día aumentan las endorfinas, disminuyen los niveles de cortisol y fomenta estados mentales positivos para promover una mejor salud.

Hay en internet diferentes tipos de meditaciones, busca una que te guste y empieza el buen hábito de la meditación, tu cuerpo te lo agradecerá.

Bañarse con agua fría

Una ducha fría aumenta la cantidad de glóbulos blancos en el cuerpo. Estas células sanguíneas fortalecen el sistema inmunológico y pueden proteger el cuerpo contra patógenos, virus y enfermedades.

El agua fría hace que los vasos linfáticos se contraigan, lo que obliga al sistema linfático a bombear líquidos linfáticos por todo el cuerpo, expulsando los desechos del área. Los glóbulos blancos son impulsados a atacar y destruir cualquier sustancia no deseada en el líquido. Es una especie de efecto dominó: el agua fría afecta el sistema linfático, que a su vez afecta al sistema inmunológico, que en última instancia te mantiene feliz y saludable. Si sueles bañarte con agua caliente todo el tiempo, inténtalo poco a poco, con agua tibia y luego ve mezclando hasta que esté más fría para que no sientas el golpe frío tan repentino.

Como puedes ver son consejos muy sencillos que si los vas incorporando a tu rutina, sentirás sus beneficios. Empieza pronto y regálate bienestar.

woman sitting on sand