SANTÉ KEFIR, EQUILIBRANDO TU VIDA

La infancia es un momento para correr y jugar, tener aventuras, dormir muchas horas, estar libre de estrés. Desafortunadamente, los niños de hoy tienden a pasar más tiempo en sus dispositivos tecnológicos que jugando al aire libre o en la naturaleza.

Aunado a eso, la alimentación en la actualidad está llena de azúcar, grasa y sal que, combinada con la falta de ejercicio y tiempo al aire libre, ha incrementado los números de obesidad infantil y diabetes tipo 2, así como afectaciones cardíacas.

Afortunadamente si inculcamos en ellos buenos hábitos desde sus primeros años de vida y les motivamos a tener actividad física con regularidad, si los ayudamos de manera divertida a mantenerse saludables, a apoyarles con reducción de estrés y alimentos deliciosos pero buenos para la salud, haremos que lleven esos hábitos a la edad adulta.

Ante esta situación, la Asociación Americana del Corazón, propone estos consejos que ayudarán a nuestra niñez a mantener su corazón sano ahora y en el futuro. Los cuales presentamos sin orden en particular.

Caminar, correr, jugar todos los días.

Puede ser cualquier tipo de deporte, ya sea individual o en equipo, de lo que se trata es de tener actividad física, estar activos. Y muy importante de cargar con refrigerios saludables, como agua natural, y algún batido con kefir, para reponer energía; pero evitar a toda costa bebidas deportivas azucaradas o barras.

Nuestro combustible, la comida.

Los alimentos naturales de alta calidad son cruciales para la salud en general, especialmente en los niños. Una dieta saludable para el corazón incluye muchas frutas frescas, verduras y granos integrales, lácteos bajos en grasa como el kéfir, con poca cantidad de azúcar y grasas trans. Tomar aguas naturales sin endulzar para evitar refrescos gaseosos.

person doing yoga exercises

Estar en forma.

El peso corporal de una persona cambia y fluctúa a medida que crece, pero mantenerse dentro del rango de peso saludable recomendado por el médico ayudará a los niños a sentirse mejor en general y a desarrollarse hacia un adulto sano. Consumir una dieta equilibrada y hacer mucho ejercicio también ayudará. Buscar la manera de estar en forma de manera divertida para que nuestros niños lo vean como algo agradable y bueno para ellos.

Monitorear la presión arterial desde pequeños.

Es una excelente manera de asegurarse de que su corazón se mantiene en buena forma y no corre el riesgo de hipertensión u otras enfermedades relacionadas. Siempre desde una perspectiva positiva y de prevención para que los pequeños no se sientan asustados o lo relacionen con estar enfermos.

Tener en mente que niveles altos de azúcar no son buenos.

Los dulces o alimentos con mucha azúcar no solo afectan los dientes, también aumentan el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Lo bueno es que ya hay en el mercado muchas opciones saludables de snacks que pueden sustituir las golosinas no saludables.

Mantener a raya el colesterol.

No perdona a nadie, el colesterol afecta a grandes y a chicos, por ello la importancia de saber si en la familia hay antecedentes de ello y así tomar acciones oportunas. Incluye muchos cereales integrales prebióticos y alimentos ricos en fibra en la dieta para ayudar a mantener el colesterol bajo control. Evita alimentos muy procesados y grasosos.

No fumar.

Las enfermedades cardíacas, el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares son posibles “efectos secundarios” de tener hábitos relacionados al tabaco. Evitar a toda costa fumar y buscar actividades que ayuden a no desearlo.

Hazlo poco a poco. Puede ser que leer este listado se vea como algo complicado de lograr, pero no se tiene que hacer de la noche a la mañana, son cambios que pueden irse implementando con disciplina para que permanezcan en nuestras vidas, a fin de cuentas son para nuestra propia salud y de nuestros hijos, así que poco a poco pero con paso firme haz la transición a una vida saludable.

Recuerda que hay que comer más frutas y verduras, menos carne roja, más pescados tipo salmón o pollo. Evitar los refrescos, tomar más agua, bajarle al azúcar y sal en general. Consumir kefir de manera diaria para obtener proteína, vitaminas y minerales y grasa buena.

¡Ánimo, sí se puede!