SANTÉ KEFIR, EQUILIBRANDO TU VIDA

Protegernos en todo momento es fundamental para nuestra calidad de vida. Sin salud no tenemos nada y por ello debe ser parte de nuestra rutina diaria, el ver por nosotros mismos y nuestro bienestar. Especialmente en esta época donde sigue habiendo contagios y seguimos expuestos a enfermarnos.

El estrés, la preocupación, la ansiedad y todo eso que nos inquieta, debilita al sistema inmune al grado de hacerlo propenso a enfermar con facilidad. Nuestra línea principal de defensa pierde efecto cuando nos encontramos en estados constantes de estrés y en sí, de emociones desgastantes. Por ello necesitamos incluir en nuestro día a día actividades que nos ayuden a liberar tensiones y nos despejen la mente. Además de alimentarnos bien y procurarnos descanso.

closeup photography of cairn stoneNuestro sistema inmunológico está formado por una red de células, tejidos y órganos que funcionan conjuntamente para proteger al cuerpo. Los glóbulos blancos, también llamados “leucocitos”, forman parte de este sistema de defensa. Se trata de una maravilla del cuerpo humano que nos protege de invasores externos como bacterias, virus, hongos y toxinas. No tiene descanso y es por eso que necesita de nuestra participación activa para mantenerse en perfecto estado.

¿Qué factores lo debilitan? Entre otros:

*El estrés en exceso

*Mala alimentación

*No dormir bien

*Obesidad

*Alcohol y cigarro

Todos los alimentos que ingerimos juegan un papel importante en nuestras defensas, destacando especialmente su presencia en frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos, pescados, carnes magras y huevo. Adicionalmente, aportan vitamina C y D, pero no es fácil obtener de ellos probióticos, por eso debemos incluir en la dieta diaria un alimento de ese tipo, como el Kefir que brinda una cantidad importante de los mismos.

Otra manera de ayudarle a nuestro sistema inmune es bebiendo agua, pues al mantener hidratadas las mucosas es una barrera contra los virus, en cambio si estamos deshidratados, entran con mayor facilidad a nuestro organismo. Beber agua es necesario e importante. Si te cuesta beber agua natural, ponle toques cítricos o de menta para que sepan a algo, solo evita agregar azúcar.

Hacer ejercicio también es básico para el sistema inmune, pues la práctica del ejercicio moderado tiene un efecto antiinflamatorio que se traduce en un mejor estado general del organismo. 

person doing yoga exercises

Por último, dormir bien tiene consecuencias positivas en todo nuestro bienestar integral, incluyendo al sistema inmune, es crucial acostumbrarnos a tener una buena noche de sueño para mantenernos con salud.