SANTÉ KEFIR, EQUILIBRANDO TU VIDA

El año se pasó volando y ya entramos al mágico mes de Diciembre, en donde las reuniones, posadas y fiestas navideñas hacen de nuestros días, momentos alegres y divertidos.

Ya está puesto en la mayoría de las casas, el pino navideño y el nacimiento; las luces y adornos e incluso ya se tienen planeadas las posadas, el menú para la cena navideña, se está pensando en los regalos, el intercambio y muchas otras cosas lindas.

Y la dieta, pues se pausa, por decirlo de algún modo. Es casi imposible resistirse a los antojos y regalitos que recibimos como galletitas, chocolates, pasteles y cuanta cosa dulce se pueda. Y todo ello, aunado a las vastas comidas, se quedan en nuestro cuerpo en forma de kilitos extras. Los cuales la verdad ya sabemos que aumentaremos y pensamos darle duro en Enero para empezar a bajarlos, así que no nos mortificamos tanto y disfrutamos con gusto lo que nos llegue al estómago todo este mes.

green Christmas tree

Pero sí podemos darle una ayuda a nuestro estómago, manteniendo al menos el hábito de seguir tomando kefir por las mañanas, para que no sintamos la inflamación, indigestión y molestias que a veces tanta comida nos deja e incluso para no enfermarnos del estómago por probar cosas un poco más grasosas como los tamales y los típicos alimentos de esta temporada. Puede ser que incluso tengamos menos antojos si seguimos consumiendo Santé, ya que al tener proteína (solo Kefir Natural), la sensación de estar satisfechos nos acompaña más tiempo, haciendo que no comamos tanto.

Adicional a esto, recordemos que el kefir refuerza nuestro sistema inmune, así que es ideal seguirlo consumiendo para evitar resfriados y malestares respiratorios. Aunado a los cuidados que debemos seguir teniendo para mantenernos con salud. Un solo shot de 30 ml. de Santé es suficiente para seguir fuertes todos los días

.

Lo que sí es que los días más frescos, el cafecito, el pan dulce, el ponche, el menudo, el pozole, el champurrado y tanta cosa rica más pensemos ya están aquí y los vamos a probar, así que comamos sin culpa, disfrutemos y sí tratemos de no abusar, por nuestra propia salud y bienestar.

¡A disfrutar de las posadas!