SANTÉ KEFIR, EQUILIBRANDO TU VIDA

Despidamos el 2021 con agradecimiento por todo lo vivido y veamos hacia adelante en este próximo 2022 en donde cada plan que nos propongamos sea para acercarnos más a ese bienestar integral en nuestras vidas.

Dicen que es muy útil hacer este ejercicio de “hacer una auditoría” al año que termina, con todo lo bueno y no tan bueno que nos trajo, para de ese modo ver con claridad qué hicimos bien, que podemos cambiar y que hay que eliminar de nuestras actividades, de este modo, lo que pensemos para el siguiente año tendrá mejores fundamentos y posibilidad de éxito, puesto que está basado en las propias experiencias.

Además sirve para reconocer todo lo que hicimos y logramos, por lo general el tiempo vuela y no ponemos atención a todo eso que hacemos y cuando lo ponemos sobre la mesa para hacer este ejercicio, nos percatamos que en verdad nuestro día está lleno de logros y eso se tiene que celebrar. Nadie más que nosotros mismos sabemos nuestras luchas internas, por eso, cuando avanzamos en algo, es importante darte una palmadita y decirte “bien hecho”.

Cada que nos proponemos algo para el año nuevo, lo hacemos sin meditarlo y más bien es una respuesta automática a lo que queremos lograr, y hacemos ese listado basado en solo lo que deseamos y no en lo que en verdad estamos dispuestos a hacer, así que no tomemos a la ligera esa actividad que bien manejada nos puede dar mucha perspectiva para ser más exitosos en lo que planeemos.

person submerged on body of water holding sparkler

Lo que sí se debe incluir sin falta, es un propósito que se relacione con nuestra salud, ya sea en la alimentación, en el ejercicio, en la meditación o en los tres ámbitos; es importante darnos ese tiempo de cuidarnos y ver por nuestro bienestar general. Nadie más que nosotros mismos somos responsables por nuestra salud, a excepción claro de los menores o personas mayores que están sujetos a lo que les brindemos. Pero en general, solo nosotros tenemos interés en estar bien por dentro y por fuera, nadie pierde el sueño por nosotros si no comemos bien o hacemos ejercicio.

Si ya eres una persona activa en ese tema, felicidades, continúa en el camino del bienestar, sigue cuidando y atendiendo a esa maravilla que es tu cuerpo y siente los beneficios de darle lo mejor.

Si aun te cuestionas el cómo empezar si tu tiempo libre es poco y andas con cansancio; da pocos pasos, pero mantenlos firmes, por ejemplo, si no tienes manera de ir a caminar, trotar o no tienes condición, ni tampoco te late ir al gym, ahí mismo en tu casa puedes hacer estiramientos, hay muchos videos en Youtube mostrando diferentes estilos, lo importante es empezar a mover tu cuerpo y con solo 15 minutos puedes sentirte con mucha energía. Para el tema de la alimentación, incluye el Kefir en tu rutina diaria y ve quitando poco a poco harinas, grasas saturadas y exceso de azúcares de tu dieta, con eso verás cambios favorables y en las noches antes de dormir dedica 10 minutos a meditar, al principio te distraes pero se le va tomando el gusto y verás que después no puedes tener un día en que no medites.

Con esas 3 sencillas acciones puedes ir acostumbrándote al cambio y es más posible que las mantengas todo el año, lo mejor aún es que se vuelven parte importante de tu rutina y ya no te imaginas no hacerlas.

Haz prioridad tu salud y planea en torno a ella, te mereces estar saludable, fuerte y en plenitud.